el barón gris

Los campos de cereal ya están altos. La hembra ya incuba los huevos bajo el manto verde del trigo.

Espera impaciente a que el macho llegue con algún ratoncillo. Como siempre, él llegará y le ofrecerá la presa, desde el aire, animándola a que vuele y salga de su morada de espigas.

Y de nuevo la dejará otro ratito sola, seguirá rozando los mares de cereal con la punta de sus alas, sobrevolando incansable, siempre atento, con su cenizo plumaje reluciendo al sol.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: