muy punk

Acaba de posarse.

 

 Oteando desde su atalaya pinchuda, espera atento un leve movimiento de la hojarasca que le indique la presencia de una oruga.

No tiene prisa; el sol le calienta las plumas del manto.

 

 Una llamada rompe el silencio, Up-pu-pu… La hembra lo reclama desde su nido. Tendrá que bajar al suelo y rebuscar…

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: