el rayo

Paseando por los sotos del Ebro. Luces y sombras.

Torcecuellos y ruiseñores bastardos nos aturden con sus voces. Contemplo el deslizarse suave de las aguas y de pronto, cruza veloz un rayo azul turquesa.

 

Resquebraja el aire con sus brillos metalizados, y se posa tranquilo sobre una ramita seca.

 

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: